viernes, 18 de abril de 2014

No tengo perdón…

(ni lo quiero)

no_tengo_perdon

“Confieso que he pecado de pensamiento, palabra, obra y omisión. Sé que me espera una larga condena en el infierno y que he perdido toda esperanza de redimirme porque además, tengo el alma tan  oscura que en ella no brilla la luz del arrepentimiento. 

Confieso que he pecado, como todos. Aunque jamás haya matado a nadie ni me guste mentir  con frecuencia;  aunque no  me haya robado un peso del presupuesto público  ni haya comprado conciencias. Pero he pecado porque le  he fallado a Dios y a los muchos profetas que en su nombre nos fiscalizan.

He pecado porque en  vez de quemar los libros prohibidos, como procurara uno de esos profetas,   los he llevado a mi biblioteca. Con curiosidad  he leído novelas concupiscentes  de un tal García Márquez, que hablan de incestos,  de curas que  levitan y  de sexo  prematrimonial. En la desproporción de una imaginación indigna para cualquier creyente, admito que Gabo, como me gusta llamarlo, despertó en mí el vicio de la literatura. Pecado mortal.

Confieso también que he leído a Russeau  y a Nietzsche, víctimas también de hogueras fanáticas,  y  en mi sacrílega   autoconciencia, han hecho que mi fe pierda  contundencia.

He pecado porque   mi ignorancia no me permite discernir entre lo que está bien a los ojos de Dios y lo que está mal. Ingenuamente me he atrevido a pensar que los homosexuales tienen derecho a casarse   y a adoptar niños si así se les antoja, cuando en  las Sagradas Escrituras se afirma que debemos lapidarlos hasta la muerte o en su defecto, quemarlos como en Sodoma. He pecado porque creo  en las libertades individuales y en la educación  de calidad y  me opongo  a cualquier forma de discriminación. Defiendo y respeto los derechos reproductivos de las mujeres y la legalización de la droga, aunque eso enoje a Dios y a sus mesías.

He pecado porque juré ante Dios que mi matrimonio  perduraría hasta la muerte y por dignidad no fui capaz de cumplirle. Sabía que mi deber era perpetuar mi infelicidad y mantener el Sagrado Vínculo,  como  hacen tantos buenos cristianos,  pero abdiqué sin miramientos. Preponderé mi tranquilidad sobre valores cristianos tan bellos como la abnegación y el sacrificio. Por eso sé que no tengo  vergüenza ni perdón de Dios.

He pecado porque creo que Dios está en todas partes (o más bien en ninguna) y no considero necesario hacer parte de una comunidad de fieles. Por mi vanidad,  no he permitido que el Espíritu Santo me ilumine y  por medio de sus profetas, me diga por quién votar, a quién juzgar o cuánto dinero pagar para consolidar la empresa material de Dios.

He pecado porque  no alcanzo a comprender la dimensión de la obra de Dios en la Tierra,  y me pregunto  en voz baja  por qué las iglesias  no declaran renta y están exentas de tantos impuestos. (…)

Por lo anterior y por muchos  otros pecados de menor  calibre, sé que con mi alma no hay indulgencia que valga. Inútil sería  dar diezmos buscando el perdón de Dios si  mi arrepentimiento no es sincero, así que mientras me llega el castigo eterno no me queda más que buscar mi felicidad  en  esta vida  terrena”.

(Magnifico texto del colombiano Andrés Burgos, que reitero palabra por palabra)

Lana del Rey presentaba al público su esperado cortometraje ‘Tropico’, una historia épica basada en la historia bíblica del pecado y la redención y que muestra a Lana del Rey en el papel de Eva. El corto comienza en el Jardín del Edén y viaja a través del tiempo hasta el moderno Los Angeles. Las fantaseosas imágenes incluyen a actores que personifican a Jesús, Elvis Presley, Marylin Monroe, John Wayne
"Tropico" incluye los temas "Body Electric", "Gods And Monsters" y "Bel Air", las tres originalmente editadas en el álbum "Born To Die – The Paradise Edition".
Un viaje del cielo a la tierra, que merece la pena disfrutar.

lana_del_rey_regresa_con_su_disco_tropico_en_2014_1600_620x620

miércoles, 16 de abril de 2014

APNEA

..”tantos septiembres, y solo aquel  de fecha cualquiera,
marcó el principio de un final en pausas…
ese día empezó… lo que terminaba”…

apnea

“Cabe un siglo en este martes por la noche,
dueles más que el peor dolor que se inventó.
El espejo lanza dardos de reproche,
hoy empieza lo que ya se terminó.

La esperanza se tiró por la ventana,
el insomnio se quedó a vivir aquí
El ayer lo dejó todo pa’ mañana,
y el mañana cuando esté yo ya me fui.”

***
“Prisa de rendirse y claudicar,
descenso en espiral profundidad.
Amnesia de pelear por respirar,
deseo de rendirse en soledad.
Oxigeno golpeando una pared,
el pulso tropezando sin radar.
Colapsa corazón a su merced,
morir será mejor que recordar.”

***
“No consigo respirar,
hago apnea desde el día en que no estás.
Caigo hasta el fondo del mar,

arañando la burbuja en que no estás.
Imposible respirar,
el oxígeno se fue de este lugar.”

***
”Te regalo esta canción desesperada,
desabrida como lunes por la tarde.
Colapsado caigo al fondo y en picada,
y no tengo ni el valor pa’ ser cobarde.

(Letra del tema”Apnea” de Ricardo Arjona)

“Apnea”, tema del guatemalteco Ricardo Arjona, forma parte del nuevo álbum del artista, titulado Viaje.

apnea_ricardo_arjona