viernes, 5 de septiembre de 2008

Mujeres de ojos grandes

Mujeres de ojos grandes
"Hay gente con la que la vida se ensaña, gente que no tiene una mala racha sino una continua sucesión de tormentas. Casi siempre esa gente se vuelve lacrimosa. Cuando alguien la encuentra, se pone a contar sus desgracias, hasta que otra de sus desgracias acaba siendo que nadie quiere encontrársela.
Esto último no le pasó nunca a la tía Ofelia, porque a la tía Ofelia la vida la cercó varias veces con su arbitrariedad y sus infortunios, pero ella jamás abrumó a nadie con la historia de sus pesares. Dicen que fueron muchos, pero ni siquiera se sabe cuántos, y menos las causas, porque ella se encargó de borrarlos cada mañana del recuerdo ajeno.
Era una mujer de brazos fuertes y expresión juguetona, tenía una risa clara y contagiosa que supo soltar siempre en el momento adecuado. En cambio, nadie la vio llorar jamás.
A veces le dolían el aire y la tierra que pisaba, el sol del amanecer, y la cuenca de los ojos. Le dolían como un vértigo el recuerdo, y como la peor amenaza, el futuro. Despertaba a media noche con la certidumbre de que se partiría en dos, segura de que el dolor se la comería de golpe. Pero apenas había luz para todos, ella se levantaba, se ponía la risa, se acomodaba el brillo en las pestañas, y salía a encontrar a los demás como si los pesares la hicieran flotar.
Nadie se atrevió a compadecerla nunca. Era tan extravagante su fortaleza, que la gente empezó a buscarla para pedirle ayuda. ¿Cuál era su secreto? ¿Quién amparaba sus aflicciones? ¿De dónde sacaba el talento que la mantenía erguida frente a las peores desgracias?
Un día le contó su secreto a una mujer joven cuya pena parecía no tener remedio:
-Hay muchas maneras de dividir a los seres humanos -le dijo-. Yo los divido entre los que se arrugan para arriba y los que se arrugan para abajo, y quiero pertenecer a los primeros. Quiero que mi cara de vieja no sea triste, quiero tener las arrugas de la risa y llevármelas conmigo al otro mundo. Quién sabe lo que habrá que enfrentar allá"
(Angeles Mastretta - Mujeres de ojos grandes (Relato de la tia Ofelia)

Mujeres de ojos grandes
El que acabais de leer es uno de los relatos breves  que componen el libro "Mujeres de ojos grandes" de Angeles Mastretta, el libro que mas me ha gustado de todos cuantos he leido en el ultimo año, y el que me ha arrancado mas lagrimas. Tanto, que he necesitado un tiempo para poder hablaros de él, ya que casi cada fragmento era un poco como escarbar en mi vida.
Cada relato retrata el sentir de distintos tipos de mujer, con sus diferentes forma de encarar la vida. Maneras distintas de afrontar la muerte, el amor, el desengaño, la soledad, la rutina , la tristeza y un largo etcetera de sentimientos humanos. Es inevitable sentir que las vidas de esas mujeres hablan por nosotros.
Un precioso libro que recomiendo a todos, hombres y mujeres, y del cual estoy segura que volvere a hablar en mi blog.

28 comentarios :

fire dijo...

Los ojos de la imagen son mios. Para nada quiero dar a entender que soy una mujer "de ojos grandes"...que va¡¡¡..
Los tengo normalitos, con lso años se han vuelto ojerosos y cansados, y mi sonrisa ha empezadoa dibujarles "estrellitas" alrededor.
Pero son los mios. Hemos llorado, visto, sonreido y hasta hablado muchas veces juntos..y a estas alturas no los cambiaria por ningunos otros.
(de pequeña los queria azules)
:-)

Ronini dijo...

Fire, qué bonito, qué grande , qué conmovedor!!
mujeres de ojos grandes caerá en mis manos , tus frases me han bastado para emocionarme y desear seguir leyendo.

Ah! y sí son tus ojos, normales y especiales y seguro que tú también eres mujer de ojos grandes... y no hace falta escarbar mucho ...

Yahuan dijo...

Yo... no sé. A veces es complicado, resulta complicado. Siempre es bueno sonreír verdaderamente, eso sí.

1 abrazo

Anónimo dijo...

Oh! Sí, ya los reconocí....son del tamaño preciso...

Y que hermoso relato, seguro se identifica con algunas etapas de nuestra vida....pero me quedo con la reflexión final, la sonrisa, un ejercicio sencillo que nos ayuda en todo momento, así que a sonreir

Un abrazo

Tony

erMoya dijo...

Ese estracto del libro es muy bonito.

Y no importa si los ojos son grandes o pequeños, sino claros y sinceros. Siempre he dicho y pensado que los ojos son la puerta del alma, pero no todos los ojos te invitan a entrar en ella...

Besos!!

SERHUMANA dijo...

Tenes unos ojos preciosos Fire!!!!!!!!!
Y me encanta siempre leerte recomendar libros, peliculas. Me encanto el fragmento del libro que nos dejas en el post. Y dan muchas ganas, de leer más. Lo voy a tener en cuenta, claro que si. Tu blog, es para mi una fuente de referencia para pelis y libros. Besos!!!!!!!!!

ShaO dijo...

Sabía que eran tuyos aunque no lo hubieses dicho :) y haces bien no cambiandolos por nada, porque son únicos y preciosos. Yo de pequeña también quería unos azules (ya que en la familia de mi abuelo los tenían de todas las tonalidades marinas posibles) pero la genética estaba distraída cuando llegué yo, jaja de todas formas no me quejo, no serán azules pero sirven para lo que los quiero y necesito. Del libro cielo, creo que no tengo que contarte nada ¿Verdad? un tesoro en cada renglón... Un besote de siete aumentos y que tengas un buen fin de semana

Justy Walker dijo...

No me cabe duda de que tu eres de las que se arrugan para arriba... y no hacía falta aclarar que esos ojos negros enormes son los tuyos... siempre me gustaron los ojos claros... quizás porque así son los míos... pero con los tuyos haría una excepción...

Eres una mujer de ojos y corazón enormes...

Besotes mi hermosa Flor...

mia dijo...

Precioso relato,preciosa la tía

Ofelia,y la moraleja

que siempre transmites y nos dejas

Tengo ojos grandes,y no parecen

cansados ni llorosos,a veces

sonrojan,a veces oscurecen,

pero lloran para dentro...

Y ríen desde su infierno...

♥♥♥besos♥♥♥

mar dijo...

Me encanto este fragmento..es muy bonito.
Yo creia que era de las que se arrugaban para arriba, pero ultimamente he visto que no, que de mis ojos tambien afloran lagrimas, lagrimas que me ahogan en ocasiones..
Y al tener los ojos grandes(a mi me dicen que los tengo) hay una desventaja..antes salen las lagrimas y menos las puedes ocultar.
Un besito y una estrella.
Mar

La Perruquería dijo...

"Una continua sucesión de tormentas..."
vaya, me parece que yo pertenezco a ese grupo.
Pero ya no lloro, por suerte o por desgracia...
Y aunque esté mal, siempre tengo la sonrisa a flor de labios
Las marcas de la risa comienzan a hacerse ver junto a las canas
y sigo por la vida con mis penas y sin olvidos sabiendo a ciencia cierta
que la felicidad son solamente pequeños momentos y entonces
hasta el dolor aprende a disfrutarse porque SENTIR es estar vivo.

Mil besossssssssssssss!
Vero

Juan dijo...

Fire

Admiro profundamente a los que soportan el dolor y las adversidades estoicamente, transmitiendo a los demás una imagen de "aquí no pasa nada, tranquilos". Siempre con una sonrisa en la boca e irradiando buenas vibraciones a todos.

Te agradezco el consejo de la lectura del libro que citas en el mensaje, intentaré conseguirlo.

Un abrazo.

Juan Antonio

Beatrix dijo...

Leer un libro es para mí como una lección que enseñe a mi alma a continuar sacando lo mejor de mí, y es que leer cualquier libro, por ejemplo uno de historia, me cuesta la paciencia por no decir (exageradamente), la vida. Por lo que nos cuentas este parece ser un buen libro para motivarnos a querer ser mejores, querida amiga. Gracias. Lo leeré encantada. Un beso.

SUSANA dijo...

Querida Amiga, tus ojos son hermosos, curiosos y llenos de vida!!!

El libro que recomendás divinamente tiene esta frase magistral:Hay muchas maneras de dividir a los seres humanos -le dijo-. "Yo los divido entre los que se arrugan para arriba y los que se arrugan para abajo, y quiero pertenecer a los primeros. Quiero que mi cara de vieja no sea triste, quiero tener las arrugas de la risa y llevármelas conmigo al otro mundo. Quién sabe lo que habrá que enfrentar allá"

Es verdaderamente enternecedora! Y sabia!

Gracias, supongo que en una noche como ésta, necesitaba leer algo semejante...como si lo hubieras adivinado!

Recibí este cariño enorme que te envío, desde lejos y muy cerca!

Helena dijo...

Como siempre un exquisito gusto al elegir el relato. Yo creo que tus ojos son tan grandes que se te ve el alma. Leere el libro

moderato_Dos_josef dijo...

Un libro excelente sin duda, pues solo con leer este párrafo que nos regalas se da uno cuenta del pensamiento profundo y la genialidad de su autora. Por cierto tienes unos ojos preciosos! Saludos!

Bruma dijo...

Tus ojos, q ya conocemos de hace tiempo, son preciosos. Los reconocería entre muchos.
Eres una gran mujer, por eso te reflejas en tantas otras, pq en ti caben muchas.

Precioso relato. Me apena ese sufrimiento volcado hacia dentro, pero a la vez admiro la actitud positiva y la mirada al frente.

Un abrazo lento, preciosa.

juan rafael dijo...

historias cortas ¿no? parece interesante, a mi también me gusta el músico Mastretta.

Lorena dijo...

Qué preciosidad de libro :D Me encantaría leerlo. Gracias por la recomendación ;) Feliz fin de semana y muchos besitos!

Carlos dijo...

...tremendo libro, recuerdo lo leí en formato electrónico hace un año ya ;)

Es un gusto estar de vuelta y encontrarme con Angeles Mastretta.

Te recomiendo de ella "Arráncame la vida".

Si lo quieres, avísame y te lo paso en ebook.

Cariños Fire!

Julia (Mixcelaneas) dijo...

Tus ojos tienen algo especial porque los reconocí enseguida como tuyos.
En cuanto al libro, trataré de conseguirlo. Este fragmento de la tía Ofelia me ha gustado mucho. Un gran ejemplo para muchos, para mí en especial que soy tan llorona.
Un besote!!!

Homo-Sapiensis dijo...

Precioso fragmento, dulce imagen de ti... A veces no podemos evitar destinos, pero siempre podemos escoger la actitud que mantener frente a ellos, y las mujeres, por lo general saben mucho de eso, más que los hombres... Gracias por acercarnos vuestro mundo a través de esta propuesta. recibe un Beso cariñoso ni Ninfa del Sur

FeRReT ® dijo...

Qué maravilloso y qué sabio...
y es que es la única forma de enfrentar las cosas, cuando ya pierdes tu sonrisa, es que perdiste ya gran parte de la vida...

besos Fire...

Pícara dijo...

Gracias una vez mas, es precioso y ya tengo ganas de coger el libro y leerlo!!!

Un besote muy fuerje ojazos!!!

Pepi dijo...

Sabía que eran tus ojos, los conozco muy bien, son preciosos, yo de chica los queria verdes como los de mi padre, pero ni mi hermana ni yo los sacamos, en fin estoy contenta con los mios, aunque los años los esten dejando más pequeños. Ese libro lo compraré, me ha encantado la historia de la tía Ofelia, todos conocemos a muchas Ofelias, porque en realidd preferimos ser Ofelias a que la gente salga corriendo cuando nos vea, ¿te acuerdas de Micaelita? hablé hace mucho de esta señora muy mayor, llena de dolores que va en su silla de ruedas repartiendo sonrisas y ánimos por todo el barrio, estamos rodeados de seres maravillosos, sólo hay que salir a buscarlos. Un besote.

pe-jota dijo...

Cuanta falta hacen más tías Ofelia en estos momentos en los que cualquiera empieza a contar sus miserias que no sus penas, el saber llevar la vida para delante sorteando los avatares que esta comporta con entereza y optimismo, mujeres fuertes como nuestras abuelas, y a la vez eran tan frágiles, pero su entereza y su fragilidad fue sus fuerza en momentos de gran dureza.
No se si me he explicado.

Bolero dijo...

Mañana bajo a logroño, iré a encargalo, el extracto es precioso
Q suerte la tia ofelia, q grande, q inmensa

muakkkkkkkkkkkkkkkk

Siempre saco mi sonrisa a pasear, auqnue ultimamente la pinto un poco
muakkkkkkkkkkkk

Bohemia dijo...

Lo tengo en mi estantería, incluso un poco gastado, porque a cada poco releo alguna de sus historias, con mis ojitos grandes...que se vuelven más grande con sus letras
:o)