lunes, 26 de octubre de 2009

Erik Satie, el músico “raro”

ERIK SATIE

“Aquellos que vayan a interpretar mi música… no estaría de más se prepararan previamente, en absoluto silencio, para estas serias inmovilidades. Aconsejo hojear este libro con dedo amable y sonriente… He puesto en él todo lo que sé sobre el Aburrimiento, y se lo dedico a los que no me quieren(Memorias de un amnesico de Erik Satie)


El músico francés Erik Satie (1866-1925) fue siempre un bicho raro.
Autodidacta, desencantado pero pletórico de humor irónico, Satie dejó un legado musical raro y perdurable. Sus piezas de piano, prodigios armónicos de pocas notas y honda belleza, condensan su genio por la gracia de conjugar belleza y osadía.
Cuando escribió “Parade”, un ballet basado en un guion de Jean Cocteau con escenografia de Pablo Picasso, fue metido de lleno en el saco de los dadaistas, y por lo tanto calificado de surrealista para la posteridad.
Y es que Satie resultó ser un músico adelantado a su tiempo, estrambótico, divertido y delirante, tanto en sus composiciones como en su vida personal. Claude Debussy lo definió como… “Un músico dulce perdido en este siglo”.
Imaginad a un tipo que en aquella época se autodenominada "gimnopedista" y "fonometrógrafo", que es aquel que mide y escribe sonidos. Jamás se consideró compositor, siquiera músico. He aquí la humildad de un genio.

Para mi es unico, creo que puedo identificar sus acordes apenas comienzan a sonar. Quizás sea la empatia de los que somos como “sauces”: "Los críticos dicen de mí que soy divertido… No es verdad… No soy divertido… No quiero serlo… Soy triste… un melancólico… un llorón… como el sauce…" (Erik Satie)
Como todos los que se extravían en el siglo y en la vida en que les tocó vivir Eric Satie fue un solitario. Hizo de su soledad un feudo incólume, de su independencia una empedernida convicción. Escribió la mitica frase:
"Cuanto más conozco a los hombres, más amo a los perros".

Y como no podia ser de otra forma, solo se le conoce un unico amor, bajo cuyo influjo escribiria su “Danza Gótica”, para darle un poco de sosiego a su alma en un momento en que su relación amorosa le trastornaba hasta la enfermedad.
Cuentan que cuando murió y sus amigos violaron la intimidad en la que se había clausurado durante tres décadas, encontraron un manojo de cartas dirigidas a su amada Suzanne Valadon, que Eric Satie jamás se atrevió a enviar.
Y al referir este ultimo detalle, no puedo reprimir el citar a Nietszche cuando decia::
“La grandeza del hombre se mide por la cantidad de soledad que sea capaz de soportar”

Es mi homenaje particular a uno de mis compositores favoritos. Os dejo de fondo sus archiconocidas “Gnossienne”, y las dulcisimas “Gymnopédies”, definitivamente el tránsito del siglo XIX al XX no pudo producir ninguna evolución de espíritu tan fascinante como la suya.

f42ee7c57fd01a53dbfefbf9f5df2931

17 comentarios :

ptra dijo...

Cuanto nos enseñas!!Una musica que te transporta a otros lugares..cierro los ojos y no estoy aqui desde luego . Voy a cerrarlos, voy a volar...
Besos cariño.

call center dijo...

Me encanto y definitivamente que esta musica lo transporta a uno
lo hace ir mas alla simplemente relajante.

Lady_Symphonia dijo...

Simplemente hermoza la musica, la musica es arte en movimiento transportante que llena el alma ,que acaricia los sentimientos con ondas infinitas de placer de ternura , tambien amo la musica de erik satie pero tambien existen otros musicos que transportan has escuchado algo de Isaac Shepard? te regalo un tema espero te guste, es la primera vez que te dejo un comentario.
un beso fire .

ALE. dijo...

¡Que magnífica entrada Fire!!Nos das a compartir estar perlas,su música es de una belleza susurrando en la bruma,desconocía datos de su vida, que acertada la cita de Nietszche que elegiste!
Tampoco sabía que de Satie fuera esa frase a la que suscribo muchísimas veces.
Bueno, ya te lo he dicho, llegar hasta aqui es irse colmado en los sentidos.

Gracias.

paolav dijo...

Esto es magia...esto es conexión...yo no sabía que todas esas piezas pertenecían al mismo compositor y ni siquiera sabía su nombre...hay algunas melodías que me parecen a Ragmaninov por la melancolía...me quedo con él, con lo que escribió y contigo, querida Fire, porque también soy un sauce... un sauce llorón.

un abrazo

Justy Walker dijo...

No siempre es fácil ser un alma libre... más bien al contrario...

Un besote!

Helena dijo...

Mi niña Flor, me llegaste al alma con este post. Adoro la musica de Erik Satie, me toca donde pocos musicos me llegan, ahi donde guardo los besos de amor y las caricias, porque eso es lo que son para mi sus notas.
Besos mi niña y gracias por el regalo.

pluvisca dijo...

Preciosa música, transporta...

Besos

Anónimo dijo...

Cuánto más conozco a los hombres, más amo a mi perra :)
Ich

Tomasson dijo...

has sabido llegar a lo más hondo con esta melodía, muy linda entrada, como siempre

Gabiprog dijo...

Desde luego era un pelín rarito...
Pero eso no importa para disfrutar de su música!

:)

Pepi dijo...

La primera Gymnopedie NO 1, la escucho casi todos los días, la tengo en una cinta de relax, me gusta mucho su música, aunque la verdad él, fue algo raro, y me extraña, porque su música llega.
Besitos.

ShaO dijo...

Por lo visto felicidad y genialidad son incompatibles no? Porque de la segunda iba sobrado.
Un abrazote Fire y un monumento por dejarnos siempre cosas tan, tan hermosas al alcance de los sentidos

Anónimo dijo...

Tienes un blog muy interesante, y bien hecho. Solamente comentarte que Satie no dijo la fatalista frase "cuanto más conozco a los hombres más quiero a mi perro", esta es una frase de Lord Byron. Me ha gustado visitarte. Un saludo. Lena

Bohemia dijo...

Yo adoro la música de este compositor, tengo cd´s suyos que me han acompañado y acompañan desde hace años. Muchas de mis lecturas van unidas a sus composiciones tan hermosas y sutiles. Me gusta leer con sus temas de fondo.

Bss

David Pardo dijo...

Me encanta Gymnopédies, siempre que la escucho me quedo hipnotizado.

Mas Abrazos, jeje

josepls dijo...

a grandes obras pocas palabras, un aire gótico que se impone e inmiscuye cada nota en el alma para sanar cualquier herida, la paz y la melancolía son una gran combinación gracias viejo por regalarnos eso y mucho más.