lunes, 15 de febrero de 2010

Las mil grullas de papel

Origami
Sadako Sasaki era una niña de clase media que vivía cerca del Puente Misasa en la ciudad de Hiroshima, Japón.
mil grullasElla y su familia, fueron  de las pocas personas afortunadas que consiguieron salir inexplicablemente ilesas tras el lanzamiento de la bomba atómica en 1945.
Sadako creció y s e convirtió en una chica sana y con mucha energía. En su escuela pertenecía al equipo de gimnasia y atletismo, de hecho llegó a imponer un récord de velocidad para los 50 metros planos en su categoría. Su sueño era convertirse en profesora de Educación Física.
En 1954, a la edad de 11 años, le fue diagnosticada leucemia, conocida en ese entonces como "enfermedad de la bomba atómica", ya que se la asocia directamente con la radiación. Apenas le pronosticaron un año de vida.





mil grullas 
Pasaban los meses, y Sadako no sabía cómo ocupar su tiempo en el hospital. Un día de agosto mientras recibía la visita de su mejor amiga, Chizuko, esta le preguntó:
“¿Recuerdas aquella historia que dice que si logras hacer 1000 grullas de papel con el arte del origami, los dioses te concederán un deseo que se hará realidad?”
Acto seguido le entrego una grulla de papel:
Aquí está tu primera grulla

Doblar grullas en origami no es tarea fácil, pero después de que su amiga le enseño la forma correcta de plegar el papel, empezó a hacer tantas como podía. Como eran una gran cantidad de pajaritos los que tenía que hacer, no había suficiente material debido a que todo el país se encontraba en recesión y se las ingenió  para encontrar otras fuentes de papel, y de esa forma empezó a utilizar todo lo que tenía a su alcance en el hospital: cajas de pastillas, etiquetas, recetas, envolturas de golosinas, cartas, sobres, etc.

mil grullasSadako tenía la esperanza de que los dioses le concedieran el deseo de volver a correr de nuevo. Sin embargo, pensó que no sería justo pedir la curación sólo para ella, y pidió que el esfuerzo que iba a hacer sirviera también para traer la paz y la curación a todas las víctimas del mundo.
Pasó el tiempo y el número de grullas iba aumentando, pero el estado de Sadako empeoraba, su piel empezó a amoratarse, perdió el apetito y físicamente se debilitaba cada vez más. Ya había pasado ocho meses en el hospital.
El 25 de octubre  la niña murió. Sadako había conseguido hacer solo 644 Grullas de papel.


Sadako  Tras su muerte, sus compañeros del colegio impactados por la pérdida hicieron pública su historia  para honrar su memoria. Esta tuvo un impacto social muy fuerte, miles de niños en todo Japón sintieron la necesidad de completar la labor de Sadako, y el día del sepelio fue enterrada con sus 644 Grullas de papel, pero más de diez mil grullas de colores de miles de niños de todo el país adornaron su lápida. 

La sociedad entera decidió dedicarle un monumento donde se representaría a Sadako sosteniendo una grulla dorada en su mano, la que también sería dedicada a todos los niños que murieron a causa de las bombas atómicas. 

Su estatua se encuentra en el Memorial de la Paz de Hiroshima desde 1958, y en la base está inscrito:
"Éste es nuestro grito, ésta es nuestra plegaria; paz en el mundo"
Hace 64 años ya, se liberó por primera vez la energía del átomo sobre población civil. Ojalá que esta plegaria siempre esté latente y sea un triste recordatorio de algo que no debe suceder nunca más.
Y esta es la historia japonesa sobre las Grullas de Papel y  lo que simbolizan… y este es mi homenaje particular a la niña  que creyó en la esperanza de  la leyenda de las  pajaritas de origami.

27 comentarios :

cheli dijo...

preciosa historia, y preciosa canción,en la que me siento un poco identificada, por sentir el no poder andar por un tiempo y tener el mismo tratamiento y gracias a mi fuerza y teson yo si lo consegui,pero quiero que sirva de anecdota,que ella tambien, pero con otro ejemplo

Alina dijo...

La verdad no conocia la historia, es muy triste...pero no se creo que hubiera sido peor que llegue a hacer las mil grullas y no se cumpla ningun deseo... o noO¿?

yo hice un par siguiendo tutoriales. realmente son dificiles. Muy bonito tu blog. nunca actualizo el mio pero siempre te leo...te considero algo asi como mi sensei...en todo aspecto. espero que estes bien. Besos!

Susana dijo...

Leí el libro que cuenta la historia y la verdad es que me quedé impactada....
Bonita entrada, la que nos regalas hoy, y hermosa melodía la que la acompaña.

Un abrazo.

Violeta Limonada dijo...

Conocí esta emotiva historia en el blog DE BOHEMIA, fue ahí dende supe sobre ella y me pareció una preciosa historia la de las 1000 grullas. Saludos

Paco Alonso dijo...

Muy hermosa la historia que nos acercas, es un placer acercarse a visitar tu espacio.

Gracias por compartir.

Cálido abrazo.

Terapia de Choque dijo...

Aarg, coincidenciaas *ooo*
A mi me regalan una por cada día que veo a esa persona.. Llevo 12... $:

En fin... Genialidad de post :D

Meigo,aprendiz de Druida dijo...

No paremos de hacer grullas de papel.
Un beso.

Lully dijo...

Una historia que llama a la reflexión y que sensibiliza mi espíritu. Hermosa historia y hermosa niña que dejó huella.

Te abrazo con armonía desde mi espíritu y con infinita gratitud por darla a conocer.

iris dijo...

Personas como Sadako hacen que la gente reflexionemos sobre cómo vivimos la vida y nos ayuda a valorarla . Espero y deseo que historias de personas como Sadako contribuyan a creer que la paz mundial es posible si cada uno aportamos nuestro granito de arena , ya sea haciendo grullas de papel o escribiendo en blog tan magnificos como el tuyo . Gracias .

atencion al cliente dijo...

Hermosa forma de enseñarnos a reflexionar, definitivamente como cuesta conocer gente con tanta fuerza de voluntad.

Nieves dijo...

Preciosa historia. Un beso.

Carlos dijo...

Me gustan las historias y los cuentos, (los reales y lso inventados) Este me ha impresionado. Además los dioses del destino, en este caso los dioses del Este han tenido el capricho de que lea tu post de las grullas de papel escuchando por la radio Everybody Hurts. Muy apropiado para tu magnifico escrito. Aquí tienes un nuevo admirador.

http://unaderealidadpocohecha.blogspot.com/

Dialoguista dijo...

No conocia esta historia, me dejaste con la piel de gallina!!!
Gracias a esas grullas, aún no completando las 1000, Sadako pasó sus últimos meses con esperanza. Y se la transmitió al mundo!!!
MUCHAS GRACIAS POR ESTE POST ;-)

silvya dijo...

Me encontró la historia en un día mela y me corrieron escalofríos por todo el cuerpo, que triste XD!!! sirve para que tomemos conciencia de que el ser humano, es amor y también dolor.Las grullas son mágicas, pueden cambiar un lugar con tan sólo su simpleza.GRACIAS.

Ŧirєηzє dijo...

Sabia que os gustaria esta historia.
Me la he encontrado varias veces por la red, y siempre me ha producido la misma ternura.
No sé si alguien leera esto, pero en su dia, fui monitora de origami en el colegio de mis hijos.
Por mis manos han pasado infinidad de animalitos y figuras de papel.
La grulla, o la pajarita coomo le decimos por aqui, es la mas solicitada, porque si le mueves la cola...agita sus alas...

Los orientales son los "maestros" del Origami, para quienes este es un simbolo signiticativo de su cultura....


:-)

Nicolás dijo...

Preciosa historia, siempre que paso por aqui siento la gran e inmensa ternura que desprenden tus palabras, tus historias...

pluvisca dijo...

La historia es muy emotiv, no la conocia, ojala hubiera mas personas como ella, seguro que el mundo serái mucho mejor.

La pieza al piano es divina.

Besinos

moderato_Dos_josef dijo...

Preciosa y triste historia la de la niña y las grullas de papel, con un final triste pero a la vez esplendoroso...
Un abrazo.

carmen dijo...

Precioso!!!!!!

Saludos...

psicologia de futbol dijo...

Hermoso!Que gran ejemplo de fe ojala totos contaramos con un poquito de esa fe.

Anónimo dijo...

Cada vez que veo leo tu blog me gusta ,es maravilloso ,bonita historia, un poco triste. besos de AIXA... me encantaria que te pasaras por mi blog. y me dieras tu opinion,

ShaO dijo...

Es una triste historia, bella pero triste que consigue humedecerme más que los ojos cada vez que la encuentro. No me digas que lo del origami también lo dominas? joooo. Yo no paso del barco de papel y los avioncitos...bueno una vez hice una pajarita con ayuda infinita y paciencia de una amiga y la tuve muchos años guardada en un libro.
No porque nos quedase de exhibición sino quizás por los recuerdos que se quedaron enganchados en las alas... Fire, siempre tocas ahí donde no muchos llegan.
Un abrazo no, miles : )

Pepi dijo...

Que historia más conmovedora, la desconocía, ojala, jamás vuelva o ocurrir algo tan terrible como esa bomba. De pequeña era toda una experta en hacer figuritas de papel, ahora no salgo del simple barquito, se me han olvidado todas. Esta canción la escucho mucho, me encanta Yiruma. besitos.

Marina dijo...

Hermoso relato, emocionada me quedó tras pasar por tu blog, todo lo leido y escuchado deja en el alma una reflexion y un poquito de tristeza, pero la esperanza se mantiene fuerte.
Me recordo a otra pelicula "La cadena de favores" creo que se llamaba.

Tienes un blog precioso y muy elavorado, ¡Magnifico!,
Gracias por compartir. Un abrazo y una pajarita por y para tí.

Bohemia dijo...

Siiii, una historia tan emotiva esta...He leído hace poco que hacer origami es un gran ejercicio para el cerebro...yo no tengo ni idea pero igual algún día me pongo a ello...

:o)

Anónimo dijo...

Soy maestra de una comunidad con problemas de desintegración familiar, drogadición, prostitución juvenil y la historia es perfeecta para ilustra lo que son los valores y más alla de estos pues es una historia de amor a la vida, en mi grupo leemos la historia y elaboramos las grullas las mil grullas las colgamos de un arbol que esta a un lado del salon para que la gente de la comunidad sepa que lo hacemos paa pedir paz un alto a la violencia en la escuela, fuera de esta, en la casa y fuera de esta gracias por estos espacios

Dani dijo...

Qué hermosa historia.. Yo me acuerdo que de chiquita leí un cuento que representaba a esta historia, claro que era un poco diferente, se llama "Mil grullas", y era mi preferido. Es una historia inolvidable y bella. :)