viernes, 17 de diciembre de 2010

Caribe en invierno

 “En Londres, es así: 
los radiadores devuelven calor a cambio de las monedas que reciben.
Y en pleno invierno estaban unos exiliados latinoamericanos tiritando de frío, sin una sola moneda para poner a funcionar la calefacción de su apartamento. Tenían los ojos clavados en el radiador, sin parpadear. Parecían devotos ante el tótem, en actitud de adoración; pero eran unos pobres náufragos meditando la manera de acabar con el Imperio Británico. Si ponían monedas de lata o cartón, el radiador funcionaría, pero el recaudador encontraría, luego, las pruebas de la infamia.
¿Qué hacer?, se preguntaban los exiliados. El frío los hacía temblar como malaria.
Y en eso, uno de ellos lanzó un grito salvaje, que sacudió los cimientos de la civilización occidental.
Y fue así  como  nació la moneda de hielo, inventada por un pobre hombre helado. De inmediato, pusieron manos a la obra. Hicieron moldes de cera, que reproducían las monedas británicas a la perfección; después llenaron de agua los moldes y los metieron en el congelador. Las monedas de hielo no dejaban huellas, porque las evaporaba el calor.
Y así, aquel apartamento de Londres se convirtió en una playa del mar Caribe en pleno invierno”

El crimen perfecto – Eduardo Galeano2099b8f7a10e834925b0d1f8741c2db0-d2of7pg
Hoy, a las 6 de la mañana, el termómetro de mi balcón marcaba  5º bajo cero. Difícil comenzar el día con estas temperaturas. Mi calefacción, que también funciona con monedas y  no precisamente de hielo, cuando  comienza a calentar  los cimientos de  la húmeda vivienda, humedece  suelo y  paredes, tanto, que rezuman agua y hay que andarse  con cuidado para no “patinar” por  casa. Hoy,  mientras   “derrapaba”  por  el pasillo, entre las risas de mis hijos (que daño…¡¡), recordaba esta historia de los exiliados, la sensación de tener  el Caribe en casa  y  quise compartirla con  vosotros.
Abrigaos bien… llegó el frio.

“Hawai, Bombay”  en una original versión de Natalia Lafourcade”

17 comentarios :

David dijo...

Que bonito relato y que indicado en estas fechas de frío extremo...

Has conseguido hacerme llegar un poco de tu Caribe...

Abrigado te mando un abrazo

Ϩtεℓℓα dijo...

qué relato más curioso... ;)
tú lo has dicho, llegó el frío... y qué frío!! :D

feliz viernes, guapa!
xoxo

pluvisca dijo...

Qué historia más hermosa.

Hace un frio que pela mi niña. aqui en Girona, encima, humedad buffffff

La canción al pelo

besinos

María dijo...

Has caldeado nuestros corazones con unas monedas de hielo.
Precioso relato que no puede dejar indiferente.
Un beso.

Susana Terrados dijo...

Espero que disfrutes de tu Caribe particular. Gracias por el relato que no lo había leido, me encantó.
Besotes.

Helena dijo...

El otro dia leia en una revista cientifica que la inteligencia del hombre aunmentó al hacerse mas adversas sus condiciones de vida. Los climas frios y la necesidad agudizaron el ingenio...
Me muero de frio: ¡demosle gracias al universo!
Besitos niña flor, fuertes y apretaditos para que te den calor.

Genín dijo...

A abrigarse tocan, que con el frío, te puedo asegurar que también llegó la gripe...
Besos y salud

KLAU dijo...

ADORO EL FRIOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
Con un abracito mio y un buen chocolate ??? Mas la calefaccion y tus medias (calcetines) bellas !!!!

Hermosa entrada Flor mia !!!!

Te adoro mi Reina
Miles de besos

Klau

Goma Rosa dijo...

Con lo que diera yo por temperaturas asi!
Por aqui, por mis tierras, te congelas a 14°.. el caribe si lo tengo en mi cuarto (:

Funcionario's blog dijo...

Qué gran ejercicio de paz interior es adentrarse, siquiera por unos segundos, en tu blog.

También tengo un radiador, debajo de la mesa, y está tan cerca que calienta la madera y el calorcito se distribuye por toda la mesa.

Dulce dolor, ese de poner tus manos encima de él, y notar que te estás quemando mientras el frío huye por alguna grieta del espacio-tiempo.

Felices fiestas, feliz Navidad y feliz año nuevo 2011!!!!

mária dijo...

Pues sí, llegó frío y de que manera. Mis cristales tambien lloran, pero intento que mi corazón no haga lo mismo.
Besos.

eva dijo...

Tengo los huesos caladitos del frioooo y no puedo másss!!!!
por favor un poco de temperaturaaa, de calorcito, de dias de sol y de noches largas y calidas. Lo echo tanto de menos, ummm!!!!!!

abracitosss

•• J a d e •• dijo...

Monedas de hielo! que ingenio!

Hay que ver el lado amable y disfrutar del frío que siempre es un buen pretexto para acurrucarnos junto a los seres amados :D

Un caluroso abrazo y buen fin de semana!

Juan dijo...

Precioso relato, Fire.
Es una lástima que para calentar al pobre se necesite una moneda, igual para obtener alimentos, para comunicarse con su familia en tierras lejanas.¡Qué pena que todo funciones con monedas que son tan escasas para los pobres! Qué bueno si todo funcionara con amor, todo el mundo estaría contento, el Caribe en casa, la barriguita llena, todos lo días comunicados con las personas amadas y podían dar amor a manos llenas a los necesitados.

Un abrazo y Feliz Navidad.

Juan Antonio

Andrea BR dijo...

... al abrigo de una enorme taza de café con chocolate ( síiii!!!!) te dejo un besote enorme y me llevo los acordes de Hawai, Bombay.

Un acogedor calorcito, me sube por los pies...

A.

Doña Bostezos dijo...

Me encantó esa anecdota de las monedas de hielo...quizás las usaría yo, pero para enfriar una bebida, o calmar la sed si en vez de agua se hacen de limonada congelada..porque amiga...aqui en el Caribe hay calor...y del bueno!!
Quizás me mandes algo de frio y yo te envío un poco de este calor..ojala y se pudiera , no?
Besos..lindo tu blog

Pepi dijo...

Me encantó, como todo lo de Galeano, he leído esta, aunque no escucharé la música, ya duermen todos. Llevo dos días sin poder pasar, mañana intentaré leer el resto y escuchar la música. Besitos y abrígate mucho, he visto las nevadas y las fuertes lluvias por Córdoba, aquí en la capital seguimos con calor.