jueves, 17 de noviembre de 2011

Amargura (Los Amargos)

amargura

“Todos los seres tienen amargura en su organismo, así como casi todos tenemos el bacilo de la tuberculosis. Pero estas dos enfermedades sólo atacan cuando el paciente se encuentra debilitado; en el caso de la amargura, el terreno propicio para el surgimiento de la enfermedad aparece cuando se crea el miedo a la llamada «realidad».
El gran objetivo de la amargura (o vitriolo) es  la voluntad. Las personas atacadas por este mal van perdiendo la facultad de desear y en pocos años ya no consiguen salir de su mundo, pues han invertido enormes reservas de energía construyendo altas murallas para que la realidad sea sólo aquello que anhelaban fervientemente. Continúan yendo al trabajo, viendo televisión, protestando contra el tránsito y procreando, pero todo eso sucede automáticamente y con la ausencia absoluta de toda emoción interior.
El gran problema del envenenamiento mediante amargura reside en que las pasiones -odio, amor, desesperación, entusiasmo, curiosidad- también dejan de manifestarse. Después de algún tiempo, ya no le queda  al amargado ningún deseo. No tienen ganas ni de vivir, ni de morir: ésta es  la dramática situación.
Por eso, para los amargados -definitivamente amargos-, los héroes y los locos son siempre
fascinantes: tanto a los héroes como a los locos el peligro les es indiferente, y siguen adelante aunque las personas de su entorno intenten detenerlos.

El amargo crónico sólo nota su enfermedad una vez por semana: en las tardes de domingo.
En esos momentos, como no tiene el trabajo o la rutina para aliviar los síntomas, nota que alguna cosa anda mal, ya que la paz de estas tardes le resultaba infernal, el tiempo no pasa nunca y una constante irritación se manifiesta sin tapujos.
Pero llega el lunes  y el amargo pronto olvida sus síntomas, aunque proteste con energía
contra el hecho de que nunca tiene tiempo para descansar y lamente vivamente que los fines de
semana transcurran con excesiva rapidez.
La mayoría de los amargos pueden continuar su vida sin constituir una amenaza para la sociedad en general o las personas en particular, ya que, por causa de las altas murallas edificadas alrededor de ellos mismos, se hallan totalmente aislados del mundo… aun cuando parecen compartirlo”
       

Verónica quiere morir” – Paulo Coelho



Marcus Foster – I was broken

separadores-web

11 comentarios :

M. dijo...

Buenísimo. Me encanta...
un abrazo desde Barcelona.

moderato_Dos_josef dijo...

Desde luego, es un hecho terrible el de la amargura, y una realidad cada vez más patente en nuestros días, en que la crisis hace crecer el número de amargados....

Bsos.

pluvisca dijo...

Una gran reflexión la que hace el autor. Leí este libro hace tiempo y me impactó. Hay demasiados "amargos" es muy triste...

La canción preciosa

Un abrazo

Lunamara dijo...

Un besoote de esos sonoros apretujados ;) animo nena y dale un beso a tu nene!! q majo es tu hermano el otro dia hable con el x face :)

PD: Mñana es mi cumpleeeeeee!! me hago vieja 29 :'( tq

La sonrisa de Hiperión dijo...

Me ha encantado el vídeo... reflejos de una intelectualidad a flor de calle.

Saludos y un abrazo.

Sunshine Lestrange dijo...

Excelente reflexión, gracias por compartirlo, y me encantó la canción, tan genial como siempre.

Antevasin dijo...

!! Qué verdad!!! Cuanto esfuerzo invertido en construir murallas con lo fácil que es disfrutar de la realidad. Claro, que para ello hay que servir.

Mil gracias.

Juan Pardo dijo...

Genial entrada.Empatizo plenamente con las palabras de Coelho.Cautivante tu blog como siempre.saludos poéticos.Gracias por tus palabras.

Gus dijo...

Hace tiempo que no pasaba por aqui,
veo que has decidido vivir en amargura. Todo lo que no nos gusta se puede cambiar, abandonar el pasado es una decición que te permitira volar y vivir.

ShaO dijo...

Se necesita dulce para mitigar lo amargo pero no siempre hay cucharilla, o azúcar a mano o las paredes de la taza son demasiado altas... Dos terrones de besotes

JUANSI MAPU dijo...

:/ No quiero acabar así mis días. No me sentí del todo identificado... pero todos tenemos ese bichito de la amargura acechando por salir :D

Hermosísimo post (sirve para recordar como "no" queremos ser :P) Hermosísima canción. Ese hombre tiene una voz desgarradora. Bezoo <3