sábado, 3 de diciembre de 2011

Día de la Discapacidad

Print

Discapacidad…  no estoy muy de acuerdo con esta palabra.
En mi humilde experiencia como madre de “discapacitado”, he aprendido que las personas con algún tipo de deficiencia, desarrollan increíbles habilidades para compensar sus dificultades.
Así mismo un ciego  desarrolla con extrema precisión el sentido del tacto, el oído o el olfato,
un sordo agudiza su vista o su capacidad para leer los labios,
o un paralitico  puede aprender a dirigir  con soltura una silla de ruedas.
Una discapacidad, te “hipercapacita” en muchos otros aspectos físicos  y personales.

Hace poco le decía a mi hijo que su parálisis cerebral  no solo esta deformando poco a poco su cuerpo por la falta de movilidad, si no que también ha deformado,  y en gran manera, el músculo mas importante… su corazón.

Si, una discapacidad  te deforma irremediablemente el corazón, lo vuelve mas grande,  más limpio y permeable con el sufrimiento ajeno. Lo llena de buenos sentimientos,  y otorga a estas personas  un arsenal de cariño, que tienen la necesidad de repartir.
Mi hijo no es igual al resto, es cierto, físicamente  es diferente a la mayoría y eso supone un problema, pero  el interior de su corazón tampoco es igual… y ese justamente es el premio.
Premio que engrandece a quienes lo poseen, y a los que tenemos la suerte de tenerlos cerca.

 

Scene Mob conmemorativo del 40 aniversario de ECOM, que tiene como objetivo  promover la igualdad de oportunidades de las personas con discapacidad física para defender el ejercicio de los derechos de las personas con discapacidad física y favorecer su autonomía personal.

“Somos
una marea de gente
todos diferentes
remando al mismo compás”
hr-peter-dzaluk(3)

20 comentarios :

Carmen dijo...

Completamente de acuerdo contigo en toda tu reflexión.
Mis primera experiencia como maestra fue con niños con diferentes grados de parálisis cerebral y me enseñaron ellos mucho más a mi de lo que yo les pude aportar a ellos.
Nunca olvidaré aquella época en A.P.A.N.I.D.(Getafe).
Un saludo.

Sonia dijo...

Aquí en Brasil no llamamos por incapacidad y, sí, necesidades especiales, aquí y allá las personas con necesidades especiales tienen cada vez más oportunidades para desarrollarse y llevar una vida más digna y proveitosa.Son personas especiales porque perciben la vida de otra manera. La mayoría están dotados de gran sensibilidad y cariño, que para muchas familias es una bendición.Es ese el sentimiento que percibo en tuspalavras!
Gran abrazo!

Antevasin dijo...

!Qué ciertas tus palabras! Por mi trabajo he vivido y vivo con niños y niñas que me han enseñado a valorar y sentir la vida.
Son para mi, el ejemplo más claro de amor y superación personal. Son claramente una lección inigualable.

Su amor se transforma en nuestra fuerte.

Mil besos

Hablando con mis PUTAS LOCAS. dijo...

A veces la misma vida nos vuelve discapacitados -aún contando con todos nuestros sentidos-, discapacitados en sentir, en AMAR, en dar, en soñar...

Si para mi es difícil ser madre, que fortaleza e ímpetu tan admirable tienes. Tu hijo es bendecido por contar con una madre como tú.

Linda noche!

dijo...

Muy de acuerdo Firenze, a mí aún me resulta más insufrible "minusvalido".

Un fuerte abrazo a ese corazón tuyo tan grande (hace mucho que te leo de forma muda ;).

moderato_Dos_josef dijo...

Un gran abrazo a ese gran y sensible corazón de una persona que poco a poco se sumerge en el mundo de los No discapacitados (me voy quedando sordo) sino de los nuevos capacitados (estoy a prendiendo a descubrir un nuevo mundo cada día más silencioso, lo cual no me desagrada del todo).

Bsos.

Juan Carlos dijo...

Muy bueno el vídeo. Yo lo colgué hace poquito también, me llegó en una campaña de la Asociación S. de Down de Valdepeñas pretendiendo conseguir un record de visualizaciones. Muy bonito tu texto, soy padre de niño con S. de Down y compartimos tiempo con los compañeros de colegio, con diferentes discapacidades intelectuales. Los paralíticos cerebrales tienen un especial encanto.
Beso para ti y tu hijo.

Victoria dijo...

Es el corazón el que nos capacita. En ese sentido, el mundo está lleno de discapacitados.

"La próxima noche vino de la Bandada Esteban Lorenzo Gaviota, vacilante por la arena, arrastrando su ala izquierda hasta desplomarse a los pies de Juan.

Ayúdame- dijo apenas, hablando como los que van a morir-. Más que nada en el mundo, quiero volar....

Ven pues- dijo Juan-. Subamos, dejémos atrás la tierra y empecemos.

- No me entiendes. Mi ala. No puedo mover mi ala.

- Esteban Gaviota, tienes la libertad de ser tú mismo, tu verdadero ser, aquí y ahora, y no hay nada que te lo pueda impedir. Es la Ley de la Gran Gaviota, la Ley que Es.

Y sin más, Esteban Lorenzo Gaviota, extendió sus alas, sin el menor esfuerzo y se alzó hacia la noche oscura. Su grito, al tope de sus fuerzas y desde doscientos metros de altura, sacó a la Bandada de su sueño:

-¡Puedo volar!¡Escuchen! ¡PUEDO VOLAR!"

David C. dijo...

Reflexivo post, me has dejado pensando. En el fondo todos tenemos una discapacidad y debemos ser conscientes de ello. Igual hay que dar lo mejor de nosotros al mundo.

pluvisca dijo...

Firenze, me emociona ese inmenso amor que trasmites, y que seguro das a tu hiho y él a ti.

Y cierto, cuando falta algo se desarroya otra cosa para compensar y siempre compensa la falta de lo que no tienen

Ese gran corazon de tu hijo, no sólo lo ha desrrollado por su deficiencia, sino también por lo que tu le has trasmitido

Un abrazo mi niña

Genín dijo...

Mi solidaridad con ellos y sus familias, en muchos casos, muy sacrificadas y que lo pasan peor que ellos mismos...
Besitos y salud

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Firenze

Enhorabuena a los dos, a tu hijo y a ti, por el gran amor que sentís y compartis con todos.

Desde el amor, desde el corazón está escrita esta entrada y se nota. Gracias por enseñarnos a ver y a sentir lo que no vemos, ni percibimos.

Besotes.

Lunamara dijo...

Solo decirte TQMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMM millones Flor

No.me.pises.que.llevo.chanclas. dijo...

Somos únicos :) cada uno con nuestros defectos y con nuestros puntos fuertes, cada persona es un mundo :)
Me ha encantado la entrada!!!!!!!
Que viva supersubmarina!

Simplementeyo dijo...

Te entiendo perfectamente lo que dices, yo formo parte de esas personas que nos han puesto el nombre de "discapacitados", no lo entiendo porque yo estoy perfectamente solo que no puedo subir montañas ni hacer burradas, ni correr un maratón, tu hijo como no puede hacer lo mismo que otros niños también le han puesto esa lacra de nombre, pero estoy segura que somos mucho mas hábiles que los demás en otras cosas, entonces, porque no les llaman discapacitados a todas esas personas que no saben hacer lo que hacemos nosotros? ¿Cuantas personas tienen ese corazón que tiene tu hijo?Se pueden contar estoy segura.
Mi lesión de espalda no me deja optar a muchos trabajos porque soy una discapacitada. ¿Me habéis dejado probar? NO, pues entonces como estáis tan seguros?

Lo que si estoy segura es que tu corazón es tan grande como el de él.

Besitos y sonrisas de corazón:-)

ShaO dijo...

Su corazón tampoco es distinto Fire, es igual de grande y hermoso que el de su madre... ya sabes que cuando me emociono se me atascan las palabras, anda ven que os de un abrazote ¬¬

இலை Bohemia இலை dijo...

Siempre me emocionas cuando hablas de tu hijo, desde aquella vez que te dije que soñé con él y su sonrisa (y unas cortinas naranjas), siempre lo imagino sonriendo.

Besos

Enrique dijo...

El curso pasado hice las prácticas de pedagogía en una asociación en la cual se integraban a niños/as "normale" (lo pongo entre comillas porque odio esa palabra también, ya que hace referencia a cómo deberíamos ser y no destaca la belleza que hay en la diferencia)s individuales que también son sumamente importantes) y personas con alguna "discapacidad". Y, ¡madre mía!, de discapacitados/as nada, jeje. Tuve un niño con Síndrome de Asperger que, con 7 años, en vez de cuentecillos infantiles, te pedía que le prestases libros de anatomía interna animal o de geografía. Era capaz de diburjarte el sistema digestivo del ser humano u otros animales con todos sus nombres; se conocía el mundo geográfico entero, y un día nos hizo un dibujo extraño... que cuando se lo pasé a otro profesor... me dijo que ¡era la placa base de un ordenador! Me quedé alucinado. El niño era capaz de desmontarte cualquier aparato electrónico, aprenderse cómo funcionaba en el momento, y luego te lo volvía a oclocar tal cual estaba.

Otra vez me presenté un día con los/as alumnos/as del curso de monitor ocio y tiempo libre... y ese día estaban con gente "discapacitada". Cuando me asignaron alumna... Jo, ¡qué ternura de niña me tocó! Me daba unos abrazos... Ay, me enamoré de ella. :P

Soy yo quien se siente discpacitado ante sus grandes habilidades. Me parecen unas personas fantásticas.

Y sí, sobre todo destacan por su gran corazón.

Besos.

ISIS dijo...

Como madre de una "dependiente" que no "discapacitada" te entiendo perfectamente, mi hija tiene esquizofrénia, y la gente la mira como si fuera de otro planeta, sin darse cuenta, que precisamente eso es lo que le hace daño y lo que la hace diferente.
La gente es muy cruel.
Su vida está limitada, por los medicamentos, pero "es normal como todo el mundo", lo que sucede es que sus pensamientos y sus actos, no coinciden con los de los demás. Pero ¿Hay dos personas que piensen
y actuen igual?

Un beso para tí y para tu niño.

Luna dijo...

Firenze, bellísimo post. Me ha encantado, totalmente de acuerdo, la más dura y verdadera discapacidad es la del corazón.

Saludos!