jueves, 6 de diciembre de 2012

¿Para que sirven las leyes?

6 de diciembre Día de la Constitución española

constitucion_espanola_

“Una  mañana cuando nuestro nuevo profesor de "Introducción al Derecho" entró en la clase lo primero que hizo fue preguntarle el nombre a un alumno que estaba sentado en la primera fila:
  - “¿Cómo te llamas?”
-“Me llamo Juan, señor”.
-“¡Vete de mi clase y no quiero que vuelvas nunca más!” - gritó el desagradable profesor.   Juan estaba desconcertado.  Cuando reaccionó se levantó torpemente, recogió sus cosas y salió de la clase.   Todos estábamos asustados e indignados pero nadie dijo nada.
-“Está bien. ¡Ahora sí! ¿Para qué sirven las leyes?”...
Seguíamos asustados pero poco a poco comenzamos a responder a su pregunta: - "Para que haya un orden en nuestra sociedad"...-"¡No!" contestaba el profesor… -"Para cumplirlas"… -"¡No!"…  -"Para que la gente mala pague por sus actos"… -"¡¡No!!  ¿Pero es que nadie sabrá responder esta pregunta?!"...
- "Para que haya justicia", dijo tímidamente una chica.
-  "¡Por fin!  Eso es... para que haya justicia.   Y ahora ¿para qué sirve la justicia?"
Todos empezábamos a estar molestos por esa actitud tan grosera.  Sin embargo, seguíamos respondiendo:  -"Para salvaguardar los derechos humanos"
-"Bien, ¿qué más?", decía el profesor.
-"Para discriminar lo que está bien de lo que está mal"... -“Seguir”...
-"Para premiar a quien hace el bien"

-“Ok, no está mal pero... respondan  a esta pregunta  ¿actué correctamente al expulsar de la clase a Juan?”.... Todos nos quedamos callados, nadie respondía.  
- “Quiero una respuesta decidida y unánime”.
-¡¡No!!- dijimos todos a la vez.
-“¿Podría decirse que cometí una injusticia?”
!
-“¿Por qué nadie hizo nada al respecto?  ¿Para qué queremos leyes y reglas si no disponemos de la valentía para llevarlas a la práctica?  Cada uno de ustedes tiene la obligación de actuar cuando presencia una injusticia.  Todos.  ¡No vuelvan a quedarse callados nunca más!”…Y ahora vete a buscar a Juan” -  dijo mirándome fíjamente.
Aquel día recibí la lección más práctica de mi clase de Derecho”.
Cuando no defendemos nuestros derechos perdemos la dignidad y la dignidad no se negocia.

 


Tema principal de la película “Old Boy”

OldBoy-Poster

10 comentarios :

Enrique dijo...

Las leyes solo sirven para que la gente poderosa pueda oprimir y hacerse imponer a la gente de abajo.

Y es que las leyes las hacen y las aplican los y las de arriba, y obviamente no las van a crear o hacer cumplir para perjudicarse...

No necesitamoes leyes. Necesitamos educación, cooperación, solidaridad y moraridad. O dicho de otro modo: necesitamos amor.

Besos.

Enrique dijo...

Las leyes solo sirven para que la gente poderosa pueda oprimir y hacerse imponer a la gente de abajo.

Y es que las leyes las hacen y las aplican los y las de arriba, y obviamente no las van a crear o hacer cumplir para perjudicarse...

No necesitamoes leyes. Necesitamos educación, cooperación, solidaridad y moraridad. O dicho de otro modo: necesitamos amor.

Besos.

Charly Hell dijo...

Buena lección. Se aprende más así que con dos horas de aburrida disertación. Además es un tema que puede dar para interminables conversaciones y disputas. La justicia es la ley? La ley es justa?

Old Boy, todo un peliculón.

Saludos.

Enrique dijo...

Para mí, las leyes sólo sirven para que la gente poderosa pueda oprimir a la gente de abajo.

No necesitamos leyes. Lo que nos hace falta es cooperación, solidaridad, educación y moralidad. O dicho de otro modo: necesitamos amor.

Besos.

SBP dijo...

La historia esta muy bien y tiene su lado bueno.

Pero aunque edificadora, también posee un contrapunto altamente oscuro.

Su profesor escenificó crudamente el despotismo de algunas dictaduras, y/o el abuso de poder de ciertos entes del estado. El tenía el poder y sus alumnos poco o ninguno. La indiferencia de los semejantes de Juan (ustedes, sus compañeros y alumnos) permitió la injusticia, pero propició el debate posterior y el final análisis, y "correcta" conclusión...

Pero, "What if...?" ¿ y si la historia hubiera sido diferente?, ¿ y si Juan se hubiera negado a abandonar la sala ?, ¿ que hubiera pasado entonces ?.

¿ Le hubiera obligado por la fuerza a ello ?, ¿ hubiera escogido entonces a otra "victima" ? Pero entonces la anecdota no hubiera sido tan graciosa, no hubiera sido tan graciosa ni tan edulcoradamente edificadora al final.

En el fondo, me ha sorprendido ese gran riesgo que corrió su profesor, ya que me ha recordado un poco a la cinta "La ola". Donde los grandes esfuerzos de un profesor acaban haciendo más mal que bien a sus alumnos.

En general, no me gustan las "actuaciones" en clase, como reza el refrán zapatero a tus zapatos. La actuación a los actores y actrizes, y los profesores a dar clases. Creo que aunque las intenciones de su profesor eran altamente honestas, se extralimito en sus funciones. Y se arriesgó a cosas peores.

No obstante, una historia interesante, y me ha gustado mucho leerla.

Un abrazo muy grande y aquiescente "dejame que te cuente".

Genín dijo...

El caso es que no recuerdo donde lo he leido...
El ejemplo es muy bueno.
Besos y salud

Yeka dijo...

La mayoría de las veces pienso que no sirven para mucho...es así. Un abrazo.

AMBAR dijo...

Muy interesante, cierto y hermoso.
Lo peor es es eso, no tener CORAJE Y VALENTÍA, para enfrentarse al corrompido poder que pisotea la dignidad humana.
Un abrazo.
Ambar.

Cari Jiménez dijo...

Un gran post. Bss

aris dijo...

Y quién se hubiera atrevido a llamarle la atención al profesor que es quién dirigía la clase? ...
El final es siempre el mismo : quién dirige es el que hace lo que le da la gana...

Un abrazo