jueves, 23 de mayo de 2013

HIELO

recuerdos 

“Hay un momento de nuestras vidas en que decidimos proteger todo lo que no nos gusta con hielo, ignorándolo bajo cero, sin saber que enfriando lo mantenemos todo de manera intacta. Es el archivo fatal, el que parece invulnerable para hacernos vulnerables con los años. Una canción a destiempo destroza.

Cuando rascas el hielo de los recuerdos, aparecen dentro todos los olvidos que han sido almacenados voluntariamente (o no), ahí se han quedado archivados por cortesía de la memoria, que actúa de forma diplomática año a año. Sin embargo no hay más que sentir un poco de calor cerca —con una canción, con un aroma, con una mirada, con una pregunta— para que empiecen a descongelarse involuntariamente sacándolos afuera.

Una palabra también. Los más mayores, pienso ahora en mi abuela, al final de sus días optan por dejar todos los recuerdos al aire, sin la protección del frío que los mantiene callados. Como la carne, al aire se van pudriendo, olvidando, desgastando, fermentando…, pero nosotros, ahora, no podemos porque tenemos miedo… y el hielo del miedo los conserva.

El Susurro de la Caracola – Maxim Huerta

El Susurro de la Caracola – Maxim Huerta

 

Greta Salóme y Jónsi  representaron a Islandia en la edición del Festival de Eurovisión de 2012, con la canción “Never Forget” (Nunca olvidaré). Me impactó la belleza de los paisajes glaciares en el videoclip promocional, y por supuesto el tema.

Greta Salóme & Jónsi - Never Forget

4 comentarios :

Genín dijo...

¡Que frio!
Menos mal que aquí ya comienza el calorcito... :))
Besos y salud

TriniReina dijo...

Sí, ahí está el secreto. Lo más difícil es saber descifrarlo...

Abrazos

enfuga yremolino dijo...

Bello texto, bello video. Así es, les ponemos hielito para que no se inflamen y tomen fiebre; pero, los hacemos cicatrizar en falso. Están ahí, de por vida, doliendo cada vez que los tocamos. Son una infección latente; hay que sacarlos. GRACIAS
http://enfugayremolino.blogspot.com.ar/

FG dijo...

Seguramente nos esforzamos tanto en olvidar aquello que no conseguimos dejar a un lado, que optamos por congelar hasta los pensamientos. Y un día sin más todo sale a la superficie.

Me gusta, tomo nota!