viernes, 17 de mayo de 2013

Vida Digital

vida-digital

“La vida digital: ese altar al amateurismo”

Así comienza Fabrizio Mejía su novela “Vida Digital”,  que  habla de un hombre nacido antes de las redes sociales, y atrapado en ellas en una era más compleja, en la que “hemos perdido la inocencia” y ya no nos creemos todo (casi nada) de lo que flota en la red. Ahora el ordenador permite escapar de uno mismo. Y saberlo todo de los demás “Si pierdes la memoria puedes encender una computadora y parte de tu memoria está ahí dentro, en la nube, que no es ningún lugar. Tener Alzheimer no será problema en el futuro”, bromea Mejía.

Hoy que  se celebra el Día Internacional de Internet, reflexiono por la forma en la que internet cambió mi vida y casi no puedo creer que hace diez años yo casi no sabía para que servía ese invento de internet.  Tengo la suerte de no ser adicta a las redes sociales, y tras el “boom” inicial, también he aprendido que puedo vivir perfectamente  sin encender el móvil o el pc.
No obstante, internet me sigue pareciendo el mejor y más útil  invento de la historia.

 

Robbie Williams se apunta a las nuevas tecnologías, y recurre a una aplicación web para grabar el vídeo promocional de ‘Losers‘,  single extraído de ‘Take The Crown‘,

Robbie se conectó por sorpresa a Chatroulette y fue cantando el tema a todos los usuarios que iban a apareciendo de forma aleatoria en la webcam del sitio web. El resultado fue  este entretenido vídeo en el que podemos ver al cantante interactuando con personas de todo el mundo.

Take The Crown

2 comentarios :

Genín dijo...

Ni siquiera puedo imaginar lo que seria mi vida sin Internet, parece que la inventaron para que fuera el entretenimiento de mi vejez.
Las redes sociales me aburren, no me interesan y me alegro por lo que se de como crean adicción, pero Internet en general, me encanta ha barrido casi completamente la tele de mi ranchito :))
Besos y salud

FG dijo...

Ese "otro mundo" que nos espera al otro lado de un monitor, esa ventana al espacio interminable de los pensamientos, los deseos, la virtualidad... Hay el lado bueno o hermoso de los momentos que nos traen hasta nuestro rinconcito llamado hogar y también ese lado oscuro, en el cual es mejor no caer. Aunque siempre depende única y exclusivamente de uno mismo desde el momento en el que hace clic en el botón de encendido.

Yo creo que he pasado a ser una total desconocida para la televisión de mi hogar, y sinceramente, no la echo de menos.